Autoría

Angela Porras, Lorzagirl

"Escribo libros que te dejan el cuerpo regular"

Angela Porras, Lorzagirl, es escritora, editora, correctora y lo que haga falta. Estudió Historia y trabajó en lo que pudo mientras le salía “algo de lo suyo”. Lo suyo resultó ser un blog que ya supera los quince años de trayectoria. Ha escrito varios libros y siempre tiene uno nuevo en camino.

Libros

La niña en el mar

10,00 

María quiere navegar. Sus padres le han advertido que no se aleje de la playa, pero un día la curiosidad puede más que ella y se echa a la mar.

Su objetivo es llegar al punto en el que sale el sol. Pero, después de remar cuatro días, su viaje toma un giro inesperado.

Un poema para niños de todas las edades, tierno, divertido y con ilustraciones.

 

Niños del desamparo

15,00 

Los niños de la casa grande han desaparecido, todos los andan buscando por los olivares.

Lucía recibe un recado para a su padre y no se lo da, lo que provoca terribles consecuencias.

Una noche con la tita se convierte en una pesadilla debido al frío, el pan duro y eso que se oculta entre las sombras del piso de arriba.

Los lirios de la abuela son su mayor orgullo, por eso los lleva a la iglesia, a los pies del Cristo yacente en su urna de cristal.

Está lloviendo y nadie va a salir al campo: es el momento perfecto para colarse en la vieja ermita, la misma que está prohibido visitar.

 

Cinco relatos ambientados en la Andalucía rural de los ochenta, protagonizados por niños y de un realismo áspero, desasosegante.

Querida Margo

20,00 

Delzie es terriblemente desgraciada. En sus muchas temporadas  en Londres no le han hecho ni una sola propuesta de matrimonio, cuando su padre muera toda su fortuna pasará a un primo lejano y además, su mejor amiga se ha casado con un capitán de fragata y se ha trasladado a Jamaica.

Para mayor agravio, la lluvia amenaza con arruinar su fiesta de cumpleaños, aunque no tanto como esa visita inesperada de su primo, sí, el mismo que va heredar la fortuna de su padre… y que tiene unas estupendas pantorrillas, además de una voz que es como caramelo cayendo sobre avellanas cayendo  sobre bizcocho. Sobre uno bien húmedo que se deshiciera en la boca.

Quizá, le escribe Delzie a su mejor amiga, haya merecido la pena llegar soltera a la avanzada edad de veinticinco años.

La niña de los lirios

1,00 

La abuela no es como las otras mujeres: no quiere joyas ni abrigos de piel. En lugar de eso, el abuelo le regala lirios de agua, o calas, que planta en el patio y crecen hasta convertirse en su mayor orgullo. Tanto, que una Semana Santa decide cortar unos pocos para ponerlos en la iglesia, a los pies del Cristo yacente. Sin embargo, algunas personas no están de acuerdo con esta decisión.

La niña bajo el naranjo

1,00 

Lucía recibe un recado para dárselo a su padre pero, casi de inmediato, decide no dárselo. Durante los siguientes días, debe vivir con el miedo a que descubran su mentira, mientras ve acumularse las consecuencias que esta ha tenido sobre su familia.

Un relato corto de realismo negro, ambientado en la Andalucía profunda de finales de los ochenta.

Disponible únicamente en ebook.

Los niños de la casa grande

1,00 

Los niños de la casa grande han desaparecido. Todo el mundo los anda buscando por los olivares.

La única cría que queda en el cortijo se esconde en el cocherón de los tractores. A través de la ventana, observa las idas y venidas de los señores, los jornaleros y las patrullas de la guardia civil. Mientras, recompone los recuerdos de los últimos días, en los que quizá se encuentre la clave de lo que está ocurriendo.

Un relato de realismo negro, ambientado en la Andalucía profunda de finales de los ochenta.

Disponible únicamente en ebook.

Pequeño Alce

2,99 9,90 

Coso Abripio era pequeño y esmirriado, y nadie parecía tomarlo demasiado en serio.

Exopto, por ejemplo, estaba convencido de que era tontísimo. Claro que Exopto no era nadie para criticar: de hecho, últimamente había cometido una serie de errores catastróficos.

Por ejemplo, debía admitir que lo de robar un uniforme militar no había sido buena idea; lo de acostarse con la prometida del herrero, seguramente tampoco. Al menos lo del oso no había sido culpa suya. Bueno, quizá algo sí.

Luego estaban esos extraños sueños, que no podían profetizar nada bueno. Exopto estaba convencido de que la princesa se encontraba en peligro y de que era el único capaz de salvarla… aunque para eso primero iba a tener que salvarse él.

La vieja y malvada bruja

2,99 9,90 

La vieja y malvada bruja vive en una cabaña en lo más profundo del bosque. Tiene todo lo que una vieja y malvada bruja debería tener: un vestido negro y picudo, una nariz verde y ganchuda, y una melena larga y greñuda, en cuyas profundidades vive un murciélago perezoso.

A la bruja le gustan muchas cosas: le gusta comer princesas, le gusta comer niños, le gusta comer ranas, le gusta comer esas bolitas negras que aparecen a veces entre los dedos de los pies… en resumen: a la bruja le gusta comer. También le gusta que la dejen tranquila, aunque esto suele resultarle un poco más difícil.

Aquí encontrarás todas las minihistorias de la vieja y malvada bruja publicadas hasta la fecha en el blog de Lorzagirl, más una nueva, escrita expresamente para esta edición.

Crónicas Funestas (libro completo)

24,90 

Ilustraciones de Gisselle Anderson.

Coso Abripio era pequeño, esmirriado y feo sin remedio. La gente del pueblo decía que le había salido a su madre, lo que pasaba era que le había salido mal.

No era de extrañar que la pobre mujer hubiera muerto poco después del parto, probablemente de la impresión.

Cuando el resto de su familia muere en un accidente (y cuando decimos ‘accidente’ nos referimos a que Coso quemó la casa con ellos dentro), no le queda más remedio que huir a la ciudad. Allí conocerá a una persona que cambiará su vida para siempre.

El destino de Coso acabará unido al del reino… solo nos queda rogarle al Dios Luna-Sol para que el reino no sea inflamable.

Publicado inicialmente en ebook y por entregas, Crónicas Funestas recoge las cinco partes originales, además de un prólogo, un epílogo, un mapa, un árbol genealógico e ilustraciones de Gisselle Anderson.

 

Madrid 2004

2,99 9,90 

Dora no quiere levantarse. No quiere respirar, no quiere existir, no quiere enfrentarse a un nuevo día. ¿Para qué?

Sin embargo, termina saliendo de la cama. Quizá hoy sea diferente, quizá hoy sea el día en que todo cambie.

Villamatojo

4,90 9,90 

La colección completa de Villamatojo reunida en un único volumen.

Magda está de los nervios. El imbécil de su marido conduce como el imbécil que es. Su hijo no para de llorar y su hija padece de un caso severo de adolescencia aguda.

Las que prometían ser unas vacaciones tranquilas en el pueblo se han convertido en un auténtico infierno.

Y ahora, encima, vienen los zombis.

Vayamos por partes III

2,99 9,90 

Ilustrado por ZaraJota.

Algunas personas tienen lorza, y otras no. Lorzagirl es de las primeras. Otra cosa que tiene, aparte de lorzas, son casi treinta años. ¡Está a punto de que se le pase el arroz! ¡O de que se le queme! ¡Otra vez! ¡Como el microondas!

Por suerte, ahí está ZaraJota, que cocina peor que ella pero a lo mejor puede echarle una mano con… ¿cómo se llama eso de estudiar mucho y no aprobar nunca? Las oposiciones. Y la mudanza. Y el parchís.

Por su parte, Hermano Mediano ha decidido operarse de la cabeza y lo mismo van los médicos y nos lo dejan tontusillo. O peor: exactamente como antes. Y mientras tanto, se cuece una sorpresa y un viaje al Caribe que, quién lo habría imaginado, está justo al ladito de Atenas.

Vayamos por partes II

2,99 19,90 

Ilustrado por ZaraJota.

Algunas personas tienen lorzas y otras no: Lorzagirl es de las primeras.

No es que le preocupe demasiado porque, ahora mismo, tiene problemas más urgentes: encontrar trabajo, conseguir un piso decente (en Madrid, nada menos) y evitar que arda el microondas. Otra vez.

Mientras tanto, tiene que lidiar con una cobaya con tendencia al escapismo, unos fontaneros que no paran de agujerearle paredes, un portero que la toma por tonta sin motivo aparente, una presidenta de la comunidad que da miedo y unos vecinos que son… bueno, son.

Las cosas serían más sencillas si al menos consiguiera sacarse el carnet de conducir, lo que pasa es que los examinadores le tienen manía. Y miedo. Pero sobre todo manía.

O al menos eso es lo que ella dice en su blog.